Inteligencia Emocional.


 

La Inteligencia emocional es una forma de interactuar con el mundo que tiene muy en cuenta los sentimientos, y engloba habilidades tales como el control de los impulsos, la autoconciencia, la motivación, el entusiasmo, la perseverancia, la empatía, la agilidad mental, etc. Ellas configuran rasgos de carácter como la autodisciplina, la compasión o el altruismo, que resultan indispensables para una buena y creativa adaptación social.

 

Todas estas razones nos han llevado en el Colegio Parque a dedicar parte de nuestra acción formativa a estos aspectos esenciales.


El rendimiento escolar del estudiante depende del más fundamental de todos los conocimientos, aprender a aprender. Los objetivos a reeducar como clave fundamental son los siguientes:

 

1. Confianza. La sensación de controlar y dominar el propio cuerpo, la propia conducta y el propio mundo. La sensación de que tiene muchas posibilidades de éxito en lo que emprenda y que los adultos pueden ayudarle en esa tarea.

 

2. Curiosidad. La sensación de que el hecho de descubrir algo es positivo y placentero.

 

3. Intencionalidad. El deseo y la capacidad de lograr algo y de actuar en consecuencia. Esta habilidad está ligada a la sensación y a la capacidad de sentirse competente, de ser eficaz.

 

4. Autocontrol. La capacidad de modular y controlar las propias acciones en una forma apropiada a su edad; la sensación de control interno.

 

5. Relación. La capacidad de relacionarse con los demás, una capacidad que se basa en el hecho de comprenderles y de ser comprendido por ellos.

 

6. Capacidad de comunicar. El deseo y la capacidad de intercambiar verbalmente ideas, sentimientos y conceptos con los demás. Esta capacidad exige la confianza en los demás (incluyendo a los adultos) y el placer de relacionarse con ellos.

 

7. Cooperación. La capacidad de armonizar las propias necesidades con las de los demás en las actividades grupales.

 

IMG 0779  

Siguiendo la teoría de Daniel Goleman en el colegio Parque trabajamos con los alumnos para desarrollar en ellos, las siguientes habilidades:

 

• La conciencia de uno mismo y de las propias emociones y su expresión.

 

• La autorregulación, el control de los impulsos, de la ansiedad, diferir las gratificaciones, regular nuestros estado de ánimo.

 

• Aprender a motivarnos y perseverar a pesar de las frustraciones (optimismo)

 

• Desarrollar la empatía y la confianza en los demás.

 

• Desarrollar las artes sociales.